¿como saber si tu pareja realmente se preocupa por ti?

La clave para fortalecer  una relación es la atención

Las relaciones de pareja están marcadas por diversas situaciones de la cotidianidad que afianzan  los vínculos de afecto entre las personas. No obstante,  la reafirmación de estos vínculos se manifiesta  a través de signos que nos indican si realmente le importamos o no a nuestras parejas. Es por ello que con  frecuencia solemos preguntarnos, ¿Nuestro compañero o compañera sentimental está verdaderamente preocupado por nosotros? ¿Realmente le importamos? ¿Qué tanto le importamos?

No olvides que toda relación está sustentada en la reciprocidad, por ello también se hace necesario que nos preguntemos si nosotros con nuestro accionar hacemos sentir importante a nuestra pareja. No pierdas la pista, te invitamos a tomar nota sobre estas cuatro claves esenciales que te ayudarán a esclarecer esa duda.

Interés en las pequeñas cosas

Si, el interés. Como dice el refrán “El amor y el interés se fueron a pasear un día, pero más pudo el interés que el amor que se tenían”. Es muy cierto este adagio pero no en el sentido literal del interés por cosas materiales; sino más bien hacia la significancia del interés como una actitud de la persona que siente deseo de dirigir su atención hacia algo o alguien que la atrae o le inspira. Pues, es bien sabido que a todos nos gusta recibir regalos, por ejemplo ¿A quién le disgustaría recibir un auto nuevo por parte de su pareja? Fenomenal. Sin embargo, aunque estas cosas nos emocionen mucho y nos hagan ilusión, no necesariamente son síntomas de que le importemos a nuestras parejas.

Las verdaderas señales de que realmente somos valiosos para esa otra persona, están en las cosas inmateriales, aquellas que podemos atesorar en nuestra memoria porque transcienden a las emociones del momento para dar lugar a un sentimiento positivo hacia el otro. Si, son los pequeños detalles los que tienen más valor, son las palabras y gestos que nos indican si realmente nuestra pareja muestra interés por nosotros. Son esos mensajes de texto que nos preguntan si ya comimos, que nos desean buen provecho, entre muchos otros detalles los que realmente revelan la importancia que tenemos para nuestro compañero o compañera.

El compromiso

Además de los pequeños detalles, el compromiso  de tu pareja es una señal inequívoca de que realmente va en serio. El compromiso entendido como ese acuerdo  al que llegan dos o más partes tras hacer ciertas concesiones cada una de ellas. En toda  relación hay niveles de compromiso que nos indican que tan en serio  nos toma en cuenta  esa otra persona. Debemos tener cuidado con las falsas promesas, aquellos que ponen tiritas en el presente con castillos en el aire que poco a poco se desmoronan. Debemos ser intuitivos y atentos ante estos detalles, a los planes que no se cumplen, a las excusas con las que se teje la mayoría de las críticas y que son señales negativas de la ausencia de compromiso.

La necesidad de estar juntos

Estar  juntos debe ser producto de la necesidad de extrañarse mutuamente. Sentir que esa otra persona forma parte de nuestra cotidianidad y por lo tanto hay actividades del día a día que demandan hacerlas en compañía de nuestra pareja. Si te quiere te extraña. No tiene que significar que no te deje respirar en ningún momento del día, pues cada quien debe tener su propio espacio y momento, pero no cae nada mal que estén pendiente de nosotros.



La importancia de la comunicación

La comunicación es la base del éxito en casi todas las relaciones humanas y, es además, el vehículo que dinamiza  la interacción y la integración social. Es a través de la comunicación mediante la cual se aprenden las pautas de conducta social, es por ello que juega un papel preponderante en las relaciones de pareja, ya que implica  la vía  para  construirnos, para hacernos y moldearnos los unos a los otros al expresar lo que nos gusta y lo que nos gusta. Pero no se trata de cualquier comunicación,  en la relación de pareja  se debe trascender de una comunicación monótona para dar paso a una comunicación asertiva. La asertividad entendida como es una forma de comunicación que consiste en defender tus derechos, expresar tus opiniones y realizar sugerencias de forma honesta, sin caer en la agresividad o la pasividad, respetando a los demás pero sobretodo respetando tus propias necesidades.

Es imprescindible tener en cuenta estos diálogos, percibiendo el interés y la mirada en la que nos vemos reflejados. Es a partir de ahí que nuestras palabras pueden tener el poder de herir o de ofrecer felicidad. A lo que nunca debemos ceder terreno es a la indiferencia. Esta niebla donde los sentimientos se desmoronan y donde nuestras oraciones ya no tienen el efecto de los viejos tiempos para producir emociones en la otra persona. Si es así, sería el momento de tomar ciertas decisiones. Recuerda proteger tu autoestima y evitar mantener una situación que, lejos de darnos esperanzas, puede producir aún más dolor.

Leave a Reply